martes, 4 de mayo de 2010

TABACO por Piero Galasso

Explicaciones innecesarias nutren tu interés

de pormenores vacuos prendidos en tus sienes

La calma que te surto es insana y desdichada

genera confusiones en tu mente de fulana.

No consigo desprenderme de tus labios

escucho siempre un hastaluego,nunca un adios

Quererte es como hacer barranquismo en la colina

ilusoria e intangible de las despedidas

Mas no en vano, no logro evitarte como debiera

dado que tu figura logró que en mí prendiera

El insaciable deseo de paladearte vorazmente,

devorarte y procesarte mi amor ciegamente.

No recuerdo el primer y acalorado beso,

si atisbo un conato de despedida,desfallezco.

Otear tu figura de la mano de otro ,me sazona

de un odio iracundo y asesino que me acalora.

Caminar de tu mano es justo y necesario

cual amor escondido y fugaz de mercenario.

A sabiendas de tu expresión de común impavidez

no logró retirar la película que cubre tu languidez

sin sentir en mis dedos los nervios virginales

del día que nos descubrimos como animales.

Animales libres de incordios y desidias mundanas

galopando al compás de las canciones inventadas.

2 comentarios:

  1. Me encanta este poema. Te leeré más despacio.

    ResponderEliminar
  2. "...al compás de las cosas inventadas." Bello.

    ResponderEliminar